?

Log in

 
 
19 May 2011 @ 11:03 pm
La inocencia del ángel 1/?  
Nombre del autor: JanettW
Sumario: En esta historia se vé el latiente deseo de Dean por tomar la inocencia de Castiel.
Número de palabras: 742
Género: Romance, Sex
Personajes: Dean/ Castiel
Warnings: Escenas de contenido sexual
Calificación: + 18



El ambiente cargado de humo dejaba ver a una joven muchacha moviendo sus caderas al ritmo de la música, mientras con gestos sensuales se acoplaba a la barra. Dean se acerco a ella y le susurró al oído si podría hacer su trabajo en un lugar más íntimo. La chica no dejó escapar la posibilidad de ganar más dinero por hacer un trabajo extra, y más si este se lo pedía un joven cautivador. Entraron en una sala aparte, se dejó llevar y con parsimonia se sentó en uno de los sillones  recubiertos de terciopelo. La joven comenzó su tentadora danza, arrastrandó a Dean al placer de lo sensual. La chica se sentía cada vez más desenvuelta, y tomó la suficiente confianza para acomodarse en las piernas de Dean. En el momento en el que se dejaban llevar por la pasión una figura apareció en frente de ellos. Dean sabía muy bien quien era, su pelo despeinado, aquellos carnosos labios... su ángel favorito, Castiel.

- Podrías dejarnos a sola.- pidió respetuosamente Castiel-.

La chica sin dejar de mirarles asombrada se marchó, pero no sin antes cobrar su trabajo. Dean miró con preocupación a Cass, él solo aparecía cuándo había problemas. Pero esa vez el gesto de su amigo era distinto, la tranquilidad se vislumbraba en su rostro y parecía tener todo controlado, como aquel que se aprende un guión. Se acercó con lentitud hacía Dean mientras dejaba caer por sus hombros la hermosa gabardina. Dean le miraba con fascinación, jamás hubiera imaginado ese momento de aquella manera. Cass siguió su cometido, sus dedos estrecharon la corbata de color cobalto dejándola suelta. Poco a poco deslizó su mano hacía los botones de la camisa, desabrochandolos uno por uno con una carnalidad pasmosa, dejando al descubierto su musculoso torso.

La respiración de Dean empezaba a ser jadeante, y sus ojos esmeralda no podían apartar ni un segundo la mirada de su ángel. Por fin podría robarle la inocencia como tantas veces había soñado.

Con el pecho al descubierto Cass se agazapó encima de Dean. Este intentó pronunciar palabra, pero Castiel posó un dedo sobre sus labios, pidiéndole que disfrutara del momento. Acto seguido acercó su rostro hacía el de Dean para rozar sus labios, los dos se fundieron en uno solo. Cass se dejó llevar por la experiencia de su amigo, aprendiendo cada movimiento y disfrutando de la preciosa sensación de su bocas húmedas.

Dean llevado por la lujuría del momento procedió a quitarle el cinturón para poco después despojarlo de sus pantalones. Cass acabó completamente desnudo, pero él no sería el único. Con lentitud le quitó la camisa, para atisbar el sudoroso y fornido torso de Dean. El ángel no se conformó con eso, sino que siguiendo los pasos de su amigo acabó arrebatándole toda la ropa.
Los dos cuerpos se entrelazaban apasionadamente, sus manos rozaban cada línea de su cuerpo, preparado para el paso final. Después de esto su amistad no sería lo mismo, pero no podían refrenar sus deseos. Así que solo se dejaron llevar, rostro contra rostro, cuerpo con cuerpo. A lo lejos una suave voz se habría paso, pero ellos seguían sumidos en un frenesí de sensaciones. Hasta que Dean pudo escuchar con claridad la voz de su hermano que le llamaba:

- Dean, despierta ya hemos llegado. ¡Dean!

El sueño se fué desvaneciendo, y junto con él Cass. Aquello que había esperado tanto tiempo tán solo era un sueño, pero ahora que estaba en la realidad, en el impala junto con Sam, sabía que eso estaba mal. Solo había sido producto de su imaginación, no significaba que sintiera algo por el mensajero de Dios. Abrió los ojos con lentitud, el sol le dañó los ojos por un instante y el rostro de Sam se volvió visible. Sam se fijó en la faz de Dean, sus pómulos estaban color carmesí  y  un gesto de felicidad le inundaba. No le hizo falta mirar más abajo para saber que Dean estaba calentorro. Una sonrisilla le recorrió el rostro y la risa inundó toda su garganta.

- ¿Has tenido un bonito sueño?.- dijo en tono de jactancia Sammy-.
- Qué... yo no... .- bajó su vista y entonces comprendió a que se debia el regocijo de Sam.-
- No lo intentes ocultar, ¿esta vez que ha sido con la chica del motel?
- Por favor Sam, esto no es un tema del que hablar.-
- Vamos... solo es curiosidad.
- Cállate Sam.


Tags: ,
 
 
Estoy en : Spain, Chiclana
Hoy me siento: accomplishedaccomplished
En la radio del Impala suena: Cherry pie, Warrant
 
 
 
Natalia GarciaNatalia Garcia on June 6th, 2011 10:22 pm (UTC)
me gusta un monton tu blog
a parte de que te agradezco que ayas asistido a la pagina que me an dedicado que nose quien a sido espero poder recuperarme pronto del camino que estoy empezando y espero no continuar amo tu tablon amo a sam winchester y amo a dean winchester, muchas gracias animo con tu blog guaisimo te estare comentando todos los dias que modifiques i love you heart

att: natalia garcia winchester